7 SEÑALES DE QUE TU ESTADO EMOCIONAL ES SANO

¿Cuánto tiempo hace que no te preocupas por tu estado emocional? Pensando en el último mes,
¿cuántas veces has pensado si estabas feliz o triste? ¿Te has sentido bien consigo mismo y con los
demás? Si todavía necesitas una respuesta, a continuación, encontrarás 7 señales de que tu estado
emocional es sano.

¡Ánimo! Te ayudarán a mantenerte centrado.

Te sientes cómodo siendo quien eres.

Sentirse, en términos generales, satisfecho con la vida y gustarse como persona son señales de equilibrio emocional. Por supuesto, ello no implica que seas feliz todo el tiempo o que no haya aspectos en los que te gustaría mejorar, pero mantener un diálogo positivo con uno mismo nos ayuda a sentirnos cómodos siendo quienes somos, al margen de cuál sea la situación.

Eres adaptable y resistente.

Ser capaz de reconocer y expresar las emociones propias es esencial para avanzar cuando las cosas no salen según lo previsto. Esta conciencia de uno mismo nos ayuda a gestionar nuestras emociones y evitar los dramas emocionales. Las personas emocionalmente sanas son abiertas de miras y no se sienten emocionalmente vinculadas a una manera concreta de hacer las cosas. Y, además, no se toman demasiado en serio a sí mismas, lo cual las ayuda a evitar que las emociones las abrumen.

Tienes relaciones positivas con las personas presentes en tu vida.

El aspecto social de la inteligencia emocional es fundamental para disfrutar de bienestar emocional. Ser capaz de expresar tus sentimientos y empatizar con los sentimientos de los demás es una característica importante de la salud emocional. No siempre resulta fácil hacerlo, pero contar con una sólida red de apoyo para superar los momentos difíciles es una magnífica señal y una fuente de bienestar emocional.

Crees que tu vida tiene sentido.

¿Te sientes conectado contigo, con otras personas y con el mundo en general? Tener la sensación de que la vida tiene sentido no es solo una señal de equilibrio emocional, sino que te ayuda a contemplar la realidad con perspectiva, a confiar en las decisiones que tomas y a perseverar en época de adversidades.

Cuidas de tu salud física.

Alguien que hace el esfuerzo de cuidarse físicamente, comiendo bien, haciendo deporte y durmiendo las horas necesarias, tiene más probabilidades de ser una persona que considera que su vida tiene sentido. Las personas que se cuidan acostumbran a ser más optimistas y a estar más motivadas y centradas. Es menos probable que una persona sometida a estrés emocional opte por comer de manera saludable, o dar un paseo tranquilo por mero placer. Tal como hemos dicho, la salud emocional y física están  estrechamente relacionadas, de manera que cuidar de una implica cuidar de la otra.

No te cuesta decir “No”.

Si eres capaz de marcar unos límites claros y decir que no a las cosas sin sentirte culpable, es una señal magnífica de bienestar emocional. Las personas emocionalmente sanas no se dejan agobiar por las opiniones de los demás ni se obsesionan con recibir su aprobación. Y, por supuesto, tampoco se sienten incómodas al pedir ayuda cuando la necesitan. 

Te concedes tiempo para relajarte.

Las personas emocionalmente sanas reconocen la necesidad de recargar las pilas y se conceden tiempo para relajarse y reflexionar. Ya sea meditando, pasando tiempo con amigos, pintando, cuidando del jardín o las plantas, tocando un instrumento musical o cuidando de una mascota, intenta hallar una actividad con la que disfrutes y que te transmita sensación de paz interior. 

Si quieres conocer algunos consejos sobre cómo dar pasos para disfrutar de un mayor bienestar
emocional, consulta mis artículos anteriores.

7 SEÑALES DE QUE TU ESTADO EMOCIONAL ES SANO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *